¡A pedradas! se enfrentan policías y maestros en Casa Guerrero

 

 

Avigaí Silva/API

Chilpancingo, Gro.- Maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG), irrumpieron en la residencia oficial Casa Guerrero, incendiaron una camioneta oficial y se enfrentaron a pedradas con policías antimotines.

Antes, los docentes realizaron una marcha para exigir la presentación con vida de los 43 normalistas desaparecidos.

A las 13:15 horas, un grupo de aproximadamente 600 docentes disidentes de la CETEG iniciaron una marcha con rumbo a la residencia oficial Casa Guerrero, como parte de su lucha para exigir a las autoridades estatales y federales la presentación con vida de los normalistas desaparecidos.

El grupo de “La avanzada” se armó de palos, tubos y picos, para realizar acciones violentas como forma de presión mientras los familiares de los 43 normalistas desaparecidos sostenían una reunión en Los Pinos con el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto.

Los docentes marcharon hasta Ciudad Universitaria (CU), donde retornaron para luego continuar su recorrido hasta llegar a la parte posterior de Casa Guerrero, antes, se detuvieron por unos minutos afuera del edificio de la Subsecretaría de Planeación de la Secretaría de Salud estatal, donde solo realizaron pintas: “No aceptamos a Ortega. Presentación con vida”.

Minutos antes de las 15:00 horas los maestros llegaron hasta la puerta tres de Casa Guerrero. Primero colocaron una lona con la foto de Julio Cesar Mondragón “El chilpango”, quien fue encontrado desollado tras la agresión a balazos que sufrieron los normalistas la noche del 26 y madrugada del 27 de septiembre en Iguala.

Luego los maestros arremetieron contra el portón blanco y la fachada del modulo de vigilancia, lo que provocó que policías antimotines del gobierno del estado, que se encontraban al interior del la residencia oficial, agredieran con piedras, gas lacrimógeno y cohetes a los manifestantes, lo que detonó en un enfrentamiento a pedradas entre ambos grupos.

Los manifestantes, furiosos por la agresión que provocaron Policías Antimotines, repelaron la agresión y continuaban intentando derribar el portón. Minutos más tarde, hasta el lugar llegó un grupo de alumnos de Aytozinapa a bordo de una camioneta oficial del DIF estatal.

Los maestros pidieron ocupar el vehículo para derribar el portón y tras varios intentos se logró el cometido, aunque en ese momento, una voz femenina a través de un aparato de sonido pidió: “debemos retirarnos compañeros”.

Los antimotines continuaban en posición para impedir que los docentes ingresaran al lugar, mientras que, desde adentro seguían lanzando piedras y cohetes para dispersar a los manifestantes.

Los enardecidos docentes acataron la orden, pero antes, acercaron la camioneta hacia la entrada para prenderle fuego. La camioneta quedó ardiendo junto con un montón de paja que los docentes consiguieron en un terreno baldío.

A las 4:30 los maestros se retiraron del lugar para dirigirse a su campamento que se encuentra en el zócalo capitalino desde el pasado 08 de octubre.

Tras 10 minutos de que se suscitara el incidente, hasta el lugar llegó un grupo de Bomberos y aunque en un primer momento pretendían que el vehículo fuera consumido en su totalidad, pero tras recibir la orden de sofocaron el incendio, continuaron con el trabajo.

Cabe señalar que entre el intercambio de objetos lanzados por ambas partes, al menos cinco reporteros y algunos docentes resultaron con leves lesiones.

En una breve entrevista con el profesor Saturnino García Cordero, externó que “responsabilizamos al presidente Enrique Peña Nieto a Rogelio Ortega Martínez que es el nuevo gobernador de Guerrero, creo que en este espacio no debe gobernar una persona con ese carácter de represión, injusticia a la ciudadanía de Guerrero” y dijo que a pesar de la represión de las autoridades, las actividades de protesta continuaran.

Durante la marcha, los docentes externaron su rechazo por la designación de Salvador Rogelio Ortega Martínez como el gobernador interino de Guerrero, pues argumentaron que no fue elegido por el pueblo.

Además criticó que el mandatario no haya cumplido con su promesa de no reprimir las manifestaciones en la entidad, pues dos días después de haber tomado protesta, a Chilpancingo llegaron mil 900 antimotines para repeler las protestas, lo que, dijo, solo abona a la provocación.

Consideró que con la llegada de más elementos antimotines el gobierno pretende que corra más sangre, en este sentido puso como ejemplo que el alcalde Mario Moreno Arcos se está preparando para mandar a desalojar la plaza cívica Primer Congreso de Anáhuac, donde desde el pasado 08 de octubre los cetegistas mantienen un plantón. (Agencia Periodística de Investigación)